Las ideas de descentralización nacieron en los avances teóricos y conceptuales que se gestaron en el proceso de construcción de la Unión Europea. El traslado de estas ideas a otros ámbitos geográficos y otras realidades políticas y sociales se debió, en gran medida, al desencanto de la población respecto a la eficiencia de las funciones del sector público, especialmente en aquellos países donde el centralismo caracterizó su estructura económica. Fueron estas condiciones las que en las dos últimas décadas del siglo pasado permitieron el avance de los procesos de privatización y de descentralización, en la búsqueda de un sector público más reducido y más eficiente. Por otra parte. Frente a los desequilibrios macroeco- nómicos que sufrieron varias economías y los conflictos étnicos, el proceso de descentralización apareció como una posible solución. Tal es el caso de aquellos países que recuperaban la democracia con base en amplios acuerdos que no solamente incluían a diversos partidos políticos sino a regiones y grupos étnicos distintos.

Publicado: 2008-08-01

Número completo